Cinco medidas de autoprotección si sufres una situación de violencia de género

Francisco Egea ha dedicado su vida al kárate. Desde los ocho años, con su hermano José Manuel, hasta proclamarse en 2016 campeón del mundo individual (estilo Shito Ryu) en Méjico, a sus cincuenta años. No solo acumula títulos y reconocimientos nacionales e internacionales, también otras experiencias que definen una vida, como un gravísimo accidente de tráfico, cuando tenía treinta y seis años.

 10012110_1399745443643067_187776979939844250_o

(Foto: Facebook de Francisco Egea)

Su complexión atlética le proporcionó fuerza para salir adelante, pero también necesitó mayor atención médica y un control más exhaustivo de los medicamentos. para controlarle y estabilizarle. Su recuperación fue larga y penosa. Además de las secuelas físicas, se sumió en una profunda depresión, de la que le costó años salir. La ayuda de psicólogos le hizo entender que la vida le había dado una segunda oportunidad.

1913336_1500739563543654_7722141386542345482_o

(Foto: Facebook de Francisco Egea)

Tras casi doce años apartado del kárate, aunque no del deporte, comenzó de nuevo a entrenar con el maestro japonés que introdujo el kárate en España. Vuelve a impartir cursos por toda España. En octubre de este año, se proclamó campeón del mundo en Monterrey (México). Desde hace dos años desarrolla un programa que enlaza el kárate con el problema de la violencia de género

P: ¿En que consiste este programa?

R: La idea surgió un día hablando con mi pareja, experta universitaria en violencia de género. Charlando acerca de uno de tantos casos que salen en los medios se me ocurrió que, ya que el kárate es un deporte de defensa, podríamos presentar unas conferencias en que fuera unida la teoría y la práctica. Al principio se trataba de dar clases de defensa personal tras la charla o conferencia, pero luego me fui implicando y ahora imparto también un módulo que hemos llamado defensa personal teórica, donde mostrar a las mujeres trucos y herramientas para aplicar en estos casos, a fin de que se sientan más seguras y alerta. El objetivo es aportar la parte práctica a las charlas, y que así sean más completas, aportar mi granito de arena a favor de las mujeres. 

P: Las personas que saben artes marciales no suelen usarlas fuera de los recintos deportivos...

R: Si te gusta el kárate, si lo vives como yo, te das cuenta de que no es solo competir, es una forma de vida. Todo aquello que aprendes en el tatami lo puedes extrapolar a la vida: el respeto a los demás, ayudar a un compañero, la templanza, la constancia, el trabajo y el esfuerzo son cualidades útiles dentro y fuera del tatami. La vida del competidor es corta, siempre viene detrás alguien mejor y más y joven que tú, pero lo que aprendes te sigue valiendo. Yo aún sigo aprendiendo. No se trata de ir por la calle dando patadas, o haciendo katas, se trata de vivir conforme a unos valores, y de aplicártelos y enseñarlos allá donde se pueda.

P: Has sido campeón del mundo de nuevo. ¿Cómo ha sido la experiencia? 

R: Muy buena, la verdad, la idea fue que mi pareja y mi hijo me vieran competir, y que mejor demostración que ganar el oro. Además de volver a sentir sensaciones, emociones y nervios como antaño, pasamos una semana genial, conocimos el estado de Nuevo León, disfrutamos de su gente, su gastronomía, la hospitalidad de la organización del Campeonato y nos trajimos a casa tres medallas, dos de oro y una de bronce, pues mi hijo ganó en katas y quedó tercero en kumite. El accidente me dejó apartado de este mundillo durante mucho tiempo, retomar el deporte y el kárate me ha devuelto la vida. Una experiencia para repetir, sin duda.

P: ¿Cómo defines tú estilo de vida actual?

R: Pues mejor que nunca, diría yo, sigo con mi deporte, el kárate, además entreno musculación, salgo a correr… Sigo dando cursos y masterclass, además de las charlas, y ahora estamos con otro proyecto, acercar el kárate a los niños que se encuentran en los hospitales. Además de enseñarles qué es el kárate, hacemos que pasen una tarde divertida y entretenida, y que por unas horas se olviden de su enfermedad.

P: ¿Te ha cambiado la escala de valores?

R: Los años te hacen madurar, ver las cosas de otra manera. Más tranquilo, más meditado, y no permitiendo que aquello que no te aporta nada se interponga en tu camino. 

P: El karate será olimpico en 2020. ¿Cómo lo valoras?

R: Aún quedan cuatro años, hay mucho tiempo, y aunque España siempre ha sido una potencia en este deporte, hay que trabajar mucho, ser constante, mejorar. El esfuerzo y el trabajo terminan por dar sus frutos, y esperemos que el kárate se mantenga olímpico muchos años, y que España sea su máximo exponente.

lazo-violeta

Consejos de Pago Egea para saber cómo actuar si te encuentras en una situación de violencia de género

"Lo primero que quiero decir es que cualquier mujer puede sufrir violencia de género, porque es la violencia que sufren las mujeres por el mero hecho de serlo, hay que decir que la trata de mujeres, la mutilación genital femenina, la violación …. son formas de violencia de género, y no solo la que se puede dar en el seno de una relación. Además no depende del estatus económico, ni del nivel de estudios, ni de pertenecer o no a un grupo étnico determinado.

1.- Dicho esto, si me preguntas por mujeres que viven en una situación de violencia, lo más importante es estar alerta, las mujeres que están viviendo en esta situación son expertas en detectar el aumento de tensión, de “ver venir” lo que se llama fase de explosión dentro del llamado ciclo de la violencia, la fase de acumulación de tensión es la que precede al “ataque”, y ahí es donde es importante prepararse.

2.- Por ejemplo, tener a mano siempre el teléfono móvil, tener determinados números en modo marcación rápida, concretar con alguien una señal de aviso de estar en peligro, esto en clave que solo esa persona y tu sepáis, en tener preparado un “kit” con tus documentos y alguna ropa por si tuviera que salir deprisa, tener un lugar seguro donde acudir y que él no conozca, es importante tener una red de apoyo de amigos o familiares, y si no es así, siempre estarán los recursos que desde las diferentes administraciones se brindan a estas mujeres.

Si lo que me preguntas es qué hacer una vez se rompe la relación, que suele ser la etapa donde mayor riesgo corre la mujer, pues el hombre siente que ha perdido el control, pues ahí es importante cambiar las cerraduras de la casa y del coche, cambiar las rutinas, ir y volver a casa o al trabajo por otros caminos, y no abrir la puerta al maltratador por muy buenas palabras que pronuncie".

3.- La defensa personal práctica que impartimos va dirigida a las mujeres, para que en un determinado momento puedan zafarse de su agresor. Pero no las convertimos en expertas. Hay que tener en cuenta su complexión física, por lo que hay que incidir en la preparación mental, en esos segundos se puede estar hablando de salvar o no la vida.

4.- Hay que estar alerta, buscar objetos como unas llaves, un bolígrafo o un paraguas que sirvan a modo de herramienta de defensa en un momento dado. 

5.- Hay que pensar en los puntos donde dirigir un "ataque" que sea efectivo y proporcione esos segundos que permitan correr, escapar, tomar ventaja y pedir ayuda. Son, por ejemplo, la mandíbula, dar un golpe seco con el puño, meter el dedo en el ojo, o un simple escupir a la cara, ya que desviaremos su atención y posiblemente sus manos irán a su propio rostro; ese es el momento justo para un golpe en los testículos, o en las costillas o en la boca del estómago, que lo dejará sin respirar unos segundos.

      En la defensa personal práctica que impartimos también explicamos cómo zafarse de los diferentes agarres, o cómo cubrirse si viene un golpe que no podemos evitar. Hay que practicar para saber cómo controlar la situación, y tener, sobre todo, confianza en una misma.

Paco Egea

stop-1131143_960_720

Con motivo de la celebración del Día Internacional contra la Violencia de Género, el Comité Olímpico Español, a través de su Comisión Mujer y Deporte, organizó una jornada que se celebró en la sede del organismo. Además de Egea, la experta en violencia de género por la UNED y licenciada en Derecho por la Universidad Carlos III, Soledad Paredes, expuso su conferencia “Definición. Las mujeres y los niños víctimas. Áreas vinculadas”, y el sargento 1º y miembro de la Unión de Suboficiales de la Guardia Civil, Juan Carlos Mayorga, ofreció una ponencia sobre “Protocolo de actuación de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado. Dispositivos de control”.

press

(Foto: COE/Nacho Casares)

Y el 3 de diciembre, nueva cita con Francisco Egea en Murcia.

15109562_1826644684286472_21061324215007280_n