La fascinación del 'retroworld'

Uno de los espacios más atractivos de la Feria Madrid Gaming Experience es el dedicado al mundo retro: Consolas, pinball y máquinas recreativas que marcaron la juventud de una o dos generaciones de españoles.

Las manifestaciones 'retro' -es decir, la evocación del pasado con tinte nostálgico- tienen este fin de semana en Madrid uno de sus mayores encuentros nacionales, concretamente el dedicado al espíritu nostálgico en el mundo del videojuego y de la industria del entretenimiento.

aHR0cDovL3d3dy5uZXdzYXJhbWEuY29tL2ltYWdlcy9pLzAwMC8xOTkvOTQ5L2kwMi9TdGVybl9TV19QaW5iYWxsXzEuanBn

Si la añoranza del mundo de los 80 y parte de los 90 se ha convertido en un valor al alza, la exitosa feria Madrid Gaming Experience 2017 ha contado para esta segunda edición con un mayor espacio dedicado a los contenidos retro a través de diferentes actividades, proyecciones y espacios de juego, así como a través de un espacio propio denominado “Retroworld”.

Según la organización, “este año Retroworld duplica sus puestos de juego, con un total de 300 maquinas entre consolas, recreativas y pinball, en las que poder rememorar las mejores partidas y jugar durante horas”, que este fin de semana están siendo disfrutadas por los visitantes.

Charlas, talleres, zonas de merchandising y una  de  las  mayores  exposiciones  de  retro nacional que dispone de más de quinientas piezas seleccionadas  entre diferentes colecciones a nivel  mundial. De manera especialmente significativa, el espacio denominado “Retro Gaming Ladies” ofrece diferentes actividades centradas de manera específica en la presencia de la mujer en la industria del  videojuego presente  y pasado. 

1959_Plymouth_Sport_Fury_photo-13

Como colofón al espíritu nostálgico, los visitantes pueden disfrutar de la denominada “Christine”: Un  auténtico Plymouth Fury de los años cincuenta que rinde homenaje con su presencia a la célebre novela de Stephen King, así como a su famosa adaptación cinematográfica realizada por el mítico director John Carpenter en 1983. Un simpático guiño al género del terror que resultará delicioso para todos los aficionados al mundo de lo vintage.