La maravilla natural que esconde la ciudad natal de Luka Modrić

Si visitas la ciudad croata de Zadar, la capital de la costa dálmata, es obligatorio conocer una de las grandes maravillas de la arquitectura europea, que conecta la naturaleza y la música de manera admirable.

Además de las iglesias, del foro romano, de la puerta Terraferma, tienes que conocer el ‘Morske orgulje’, diseñado por el arquitecto croata Nikola Bašić. Este ‘órgano marino' se inspira en un pequeño instrumento griego de nombre hydraulis, Su antecedente es el Wave Organ de San Francisco (1986). El arquitecto ganó el premio ex aequo de la cuarta edición del Premio Europeo del Espacio Público Urbano. Pero también el corazón y oído de todos los que lo visitan.

Tiene setenta metros de largo, fue fabricado en hormigón y dispone de unos escalones en mármol. En su interior, treinta y cinco tubos, que generan una nota musical distinta, según el movimiento del mar Adriático y la energía del viento. Los sonidos se generan de forma absolutamente natural, notas puramente aleatorias que dependen únicamente de cómo impacten las olas contra la estructura. Un espectáculo maravilloso.

descarga 2

En la parte superior hay una serie de orificios que crean una melodía sorprendente, perfecta para cerrar los ojos y dejarse llevar, o mantenerlos abiertos y mirar al hermoso horizonte que ofrece esta atracción turística de la que, a buen seguro, se siente orgulloso el centrocampista del Real Madrid.