Tras 19.032 días corriendo, el "Forrest Gump" británico se retira

Después de medio siglo saliendo a correr todos los días, el ciudadano británico Ron Hill se ha tomado un día de descanso. Y no por gusto, precisamente. 

14860434063246


Por primera vez en más de cincuenta y dos años, el "Forrest Gump" británico faltó a su cita cotidiana de calzarse las zapatillas y vestirse de corto. En declaraciones a la Streak Runners International (SRI), Hill explicó que cuando salió a correr el pasado 28 de enero sintió un fuerte dolor en el pecho: "Antes de los 400 metros, mi corazón comenzó a dolerme y después de los 800 metros el problema fue a peor. Creí que iba a morir (...) No tenía más remedio que parar, Se lo debía a mi esposa, a mi familia, a mis amigos y a mí mismo". No obstante, acabó la milla en un tiempo de 16 minutos y 34 segundos.

En un mensaje en Facebook puede leerse: 

"El más grande corredor del mundo acaba su racha. Debido a un problema de salud, Ron decidió tomarse el día libre"

"Total de la racha: 52 años y 39 días. ¡Felicidades Ron!"

¡52 años y 39 días! 19.032 días han pasado desde que este hombre de setenta y ocho años inició la rutina por la que se ha hecho mundialmente famoso. Corría el mes de diciembre de 1964. Exactamente, el día 20. Cada día, como mínimo, 1.600 metros. Laborables, festivos, verano, invierno, lluvia, sol... A Hill le daba igual todo. No había otra prioridad que cumplir con su rutina.

Nacido en Accrington, al norte de Reino Unido, en 1938, fue el segundo hombre que rompió la barrera de las 2h10min en la maraton, tras Derek Clayton. Participó en tres Juegos Olímpicos (quedó 18º en los 10.000 metros en Tokio'64, 7º en México'68 en la misma distancia y 6º en maratón en Múnich'72) y ganó la maratón de Boston en 1970 (primer británico de la historia).Ganó la prueba de maratón en el campeonato de Europa en 1969 y en los Juegos de la Commonwealth en 1970. Fue nombrado Caballero de la Orden del Imperio Británico.

Después de su retirada, y aprovechando su experiencia como atleta y su formación como químico textil, creó una marcha deportiva, Ronhill, que en la década de los setenta introdujo en el mercado las mallas largas, los cortavientos impermeables o los colores reflectantes. Vendió la marca en los noventa.

No faltó a su cita de correr a diario ni cuando sufrió una fractura en el esternón tras de un accidente automovilístico en 1993.
 

Junto a su carrera atlética, emprendió un negocio de ropa deportiva

(Foto: Lancashire Telegraph)

Según la Federación Británica de Atletismo, en 2004 había finalizado 115 maratones, el último de ellos el de Boston (1996), que fue el único que no pudo rebajar el tiempo de las dos horas y 52 minutos.

"Ron Hill es un héroe para mí. Creo que es una de las más importantes figuras en la evolución del running", resaltó Jon Sutherland, de 66 años, que comenzó su cadena en 1969; "la mayoría de los aficionados conoce a Ron Hill por sus grandes triunfos en maratón y sus récords mundiales, pero también por ser el pionero en consumir una dieta basada en carbohidratos, en vestir camisetas sin mangas, shorts divididos de carrera y crear zapatillas de correr especiales para carreteras".

Una cuestión de fe y de honor. Así se lo tomó durante 19.032 días consecutivos. Pero, como todo en la vida, alguna vez tenía que terminar.

Ahí queda la proeza. Un récord, desde luego, muy difícil de igualar.