DOPAJE EN LA HALTEROFILIA

"Por un puñado de delincuentes, muchos deportistas estaban pagando"

Tribuna Olímpica ha conversado en exclusiva con José Quiñones, vicepresidente de la Federación Internacional de Halterofilia, al final del acto de entrega a Lydia Valentín de la medalla de plata lograda en Pekín'08 tras la descalificación de tres rivales.

Durante la entrevista, el dirigente peruano se muestra durísimo con el dopaje, y confirma que la haltera española (que ya tiene en su poder una plata y un bronce) recibirá este año el oro pendiente de Londres'12. 

IMG_20180116_115909

FERNANDO OLMEDA: En el marco de la halterofilia mundial, ¿qué significa este acto de entrega de la medalla de plata a Lydia Valentín?

JOSÉ QUIÑONES: Es una justa reivindicación. Nos pasó en la década de los ochenta, cuando cayó el muro de Berlín, tras conocer lo que sucedió en algunos países. Mi opinión es que se debió castigar y se debieron borrar muchos récords y muchos deportistas. No todos fueron culpables, muchos fueron obligados por el sistema. Lamentablemente hemos visto repetir estos casos en Pekín y en Londres, en países que tienen una cultura del dopaje, hay que decirlo como es. Y al otro lado esta gente -como Lydia-, que ha demostrado que al final la justicia impera, "lo bueno" demuestra que puede también ganar, y eso es un gran ejemplo. Para nosotros, para la IWF, es una gran alegría lo de Lydia. Ha sido y será siempre un ejemplo, y por cada deportista limpio como Lydia hay millones de niños y de niñas que empiezan a practicar un deporte limpio. Que ven en un buen ejemplo una forma de llegar. Porque lamentablemente estábamos premiando gente que no lo merecía, y por un puñado de delincuentes, porque hay que decirlo así -y no me refiero solo a los deportistas, también a los dirigentes-, muchos deportistas estaban pagando. En el caso de Lydia es una reivindicación no solamente de ella -muy merecida-, sino también de un deporte que merece ser limpio y merece proteger a los deportistas limpios.

DTrCwLiVQAAkBey

(Foto: COE/Nacho Casares)

F.O.: Es una pena que más que a la promoción del deporte en el mundo y entre los jóvenes, quizá dedican más tiempo a limpiar la halterofilia de la cantidad de casos de dopaje que hemos visto en los últimos años y que manchan el nombre de una modalidad con tanto sabor olímpico...

J.Q.: Tiene usted toda la razón, somos el deporte que más invierte -proporcionalmente a la cantidad de deportistas- en pruebas en competencia y fuera de competencia. Nosotros probamos no menos del 35% de los deportistas en cada competencia. Hay deportes que no llegan ni al 5%. Lo hacemos porque sabemos que ha habido una cultura del dopaje en algunos países. Y ellos han contaminado esto. Queremos erradicar ese mal ejemplo. El problema es que esto es como un cáncer. Primero fueron los deportistas, después estos países "exportaron" entrenadores y ellos crearon esa cultura, y luego viene lo de siempre: "Si no te dopas, no ganas". Por eso lo de Lydia es tan importante, primero porque se lo merece, porque es incluso legítimo, y eso nos beneficia a todos porque se demuestra que ser limpio al final conviene.

F.O.: Se ha cerrado un capítulo pero la historia continúa, porque están aún pendientes los casos de Londres, que pueden dar el oro a Lydia en su categoría...

J.Q.: Lo que pasó entre Pekín y Londres fue un fenómeno nunca antes visto, la cantidad de casos... No había ni medallas para entregar, porque pueden guardarse cinco o diez medallas, pero no cien. Entre todos los deportes, quiero decir. ¿Qué sucede? Que nadie estaba preparado para lo que ha ocurrido. Aparte, hoy día, igual que algunos químicos apoyan a los malos deportistas, también hay algunos abogados que te lo reclaman todo. Y a mí me daría vergüenza reclamar esto. Si yo fuera un deportista que sé que me he dopado, o un presidente de Federación que sé que "he dopado" a mis deportistas, ¿con qué cara me voy al TAS y demoro uno o dos años la justa recompensa a una deportista como Lydia? ¿Es que no les ha bastado lo que han hecho durante ocho años a esta y otras deportistas, como para alargarlo uno o dos años más? No me podía creer cada vez que me enteraba de un paso nuevo que daba esta gente.

IWF

(Foto: IWF)

F.O.: ¿Recibirá Lydia Valentín su medalla pendiente de Londres?

J.Q.:  El proceso es confuso y largo, hay que esperar a que termine todo el proceso de la categoría, antes de reacomodar las medallas. Para esta medalla de Pekín hemos hecho una tremenda labor, entendemos lo que le pasó al COI, no es un fenómeno normal, nadie tiene una estructura para esto, pero eran comunicaciones semanales, llamadas, escritos, y no terminaba el proceso. Para Londres más rápido, es un compromiso del COI, creo que será rápido, este año, la IWF ya dio el listado definitivo, y espero estar presente ese día, cuando la reciba. Será un día como el de hoy, que emociona a cualquier persona. 

F.O.: ¿Cómo está la halterofilia en España y en América Latina?

J.Q.: Tengo la fortuna de ser presidente de la Sudamericana, y de haber tenido hace poco el Campeonato Sudamericano y la Copa Iberoamericana, tuvimos una buena delegación de España, con Irene Blanco, esta chica que es la campeona europea sub-15, que batió el récord europeo estando en Lima... España tiene un gran futuro. Lydia es una realidad, pero atrás de ella viene varios. En América también ha habido casos de medallas reubicadas como la plata de Pekín de la colombiana Lady Solis... Colombia es una realidad, Ecuador tiene campeones del mundo en este momento, Brasil ha tenido muy buenos resultados, Perú mismo, con medallas en categoría juvenil... América ha progresado bastante, Méjico es un buen ejemplo. Una de las metas de este año es unir más a la península con Latinoamérica, trabajar juntos en mayor media, hay programas que la Federación Española ha compartido con nosotros, estamos pensando en reactivar la federación iberoamericana, hay un buen futuro.