Simone Biles, más fuerte que nunca

Simone Biles, cuatro veces campeona olímpica, también sufrió abusos sexuales por parte de Larry Nassar, exmédico del equipo de su país y condenado a sesenta años de prisión por posesión de imágenes de pornografía infantil en su ordenador. 

"Yo también soy una de las muchas supervivientes que sufrieron abusos sexuales por Larry Nassar", escribe en su perfil en Twitter la gimnasia estadounidense, que ganó cuatro oros y un bronce en Rio'16. Y dice, entre otras cosas:

"Tendré que regresar continuamente al mismo centro de entrenamiento donde sufrí abusos"

"La mayoría de ustedes me conocen como una chica feliz, risueña y enérgica. Pero últimamente me he sentido rota y cuanto más intento apagar la voz en mi cabeza, más fuerte grita. Ya no tengo miedo de contar mi historia"

"No es normal recibir ningún tipo de tratamiento de un médico de confianza del equipo y referirse a él horripilantemente como el tratamiento 'especial'"

"Este comportamiento es completamente inaceptable, desagradable y abusivo, especialmente viniendo de alguien en quien me dijeron que confiara"

"Durante demasiado tiempo me he preguntado a mí misma ¿Fui demasiado ingenua? ¿Fue culpa mía?. Ahora sé la respuesta a esas preguntas. No. No, no fue culpa mía. No, no voy a cargar con la culpa de Larry Nassar, la USAG y otros"

"Es imposible revivir estas experiencias y me rompe el corazón aún más pensar que mientras trabajo hacia mi sueño de competir en Tokio 2020, tendré que regresar continuamente al mismo centro de entrenamiento donde abusaron de mí"

DTnJoImVwAAl7FL

Tres ex-gimnastas olímpicas estadounidenses han acusado a Nassar de abusos sexuales, entre ellas Gabby Douglas, que ganó el oro con Biles en la prueba por equipos en Río. También figuran McKayla Maroney y Aly Raisman, la primera que lo denunció.

La jueza federal Janet T. Neff impuso el 7 de diciembre a Larry Nassar la pena de 60 años de prisión por tres cargos de pornografía infantil que pesaban en su contra. La jueza argumentó su sentencia en función del grave peligro y amenaza que es el entrenador para los niños. La condena es, de facto, una cadena perpetua para el médico, que también tiene pendiente otros diez cargos criminales en su contra, de los que ya se declaró culpable.