Cinco errores que NO debes cometer si corres la San Silvestre

Os ofrecemos cinco pistas para disfrutar de la San Silvestre.

Cinco cosas que NO hay que hacer en relación con la alimentación antes, durante y después de la carrera.

1.- Animarse a última hora. Error. Una persona sana, con una forma física aceptable, destina cinco semanas a prepararse para una prueba de 10 kilómetros. Eso, si consigue mantener una rutina de dos o tres sesiones semanales. Así que, de apuntarse a última hora con los colegas, "que yo puedo", mejor olvidarse.

2.- Hartarse a pasta la noche anterior. Cenar un sabroso plato de macarrones (o dos) la noche anterior a la carrera es un error, ya que puede provocar indigestión. Lo mejor es cenar con normalidad e incorporar carbohidratos (como una tostada con mermelada o un plátano) en el desayuno. 

También es de sentido común comer carbohidratos en los días previos a la carrera, porque permiten llenar los depósitos de glucógeno del músculo y el hígado. Pero no dejarlo para la noche anterior.

beef-17040__340

3.- Comer demasiada fibra. Si comes en las horas previas alimentos ricos en fibra, como legumbres, o alimentos grasos o picantes, puede ocasionarte problemas gástricos/digestivos durante el recorrido. Y no es nada agradable... Así que, de celebrar las pre-uvas en un restaurante mejicano, nada de nada.

4- Ayunar. Sí, amigos, hay quien cree que hay que comer poco o nada para ir más ligero en carrera. Vamos a ver, ¡si no ingieres alimentos corres el riesgo de sufrir una hipoglucemia o un desmayo!.

Además de comer, mantén el cuerpo hidratado en los días previos. Mucha agua, mediante líquidos o alimentos con un gran contenido acuoso.

5.- Probar barritas energéticas nuevas. Compramos las barritas que están de moda, o las que compran los amigos runners, o las que hemos visto de oferta en el súper. Error. Mejor llevar los que comemos siempre, los que nos gustan. 

images

6.- Llegar con la hora justa. Esto es muy frecuente. Unos, porque salen tarde de casa o se entretienen. Otros, porque se empeñan en ir en coche y no hay manera de aparcar. En fin, esto de ir con la hora pegada es habitual. Bien, en todo caso, ni se te ocurra comenzar a correr sin antes realizar un buen calentamiento. Estiramientos activos, movimiento de las articulaciones para que no estén frías, y treinta minutos antes, trote suave de intensidad media.

No te quedes frío esperando la señal de salida. Un truco: además de la ropa de carrera, lleva una sudadera vieja con la que abrigarte hasta la salida. Después, desházte de ella, como te deshaces del año que se acaba. 

Y si eres aficionado, ¡no pretendas llegar el primero a la meta! Los que salen flechados terminan andando, o no terminan. Tranquilo, sin prisa, y a disfrutar.

beer-1669298__340

Por último...

​​¿Una cervecita después de la San Silvestre? Dicen los expertos que, después de una carrera, la cerveza refresca pero no ayuda a la recuperación, aunque, como en todo, hay otros estudios que, supuestamente, la relacionan con la recuperación física. Así que... a gusto del corredor, que si hemos llegado a la meta, ¡nos la hemos ganado!