El bronce de Mireia Belmonte, desde otro ángulo

Las finales de natación, como las de atletismo, sintetizan el verdadero espíritu olímpico. En la primera gran sesión en el Centro Acuático, ondeó la bandera española. Asistí a la consecución de la medalla de bronce de Mireia Belmonte... desde otro ángulo.

Para eventos de alta demanda, como las finales de natación, incluso los periodistas requieren entrada. Son sesiones que generan una gran expectación, porque participan nadadores de muchos países (a más países, a más periodistas) y además siempre cabe la posibilidad de que se batan récords. Como anoche. Lo emocionante es verlo desde las gradas. Esa fue mi decisión. Irme al otro lado de la piscina para ver cómo vive el público una final de natación.

Antes de la prueba de 400m estilos -en la que Mireia Belmonte partía con el segundo mejor tiempo-, se había disputado otra final, con inesperada presencia de un nadador español. Un orgullo, desde luego, ver a Joan Lluis Pons entre los mejores del mundo en 400m. estilos, tras clasificarse batiendo el récord de España. Se dio el gustazo. Finalizó octavo, diploma olímpico. 

22:49 hora de Rio. La hora fijada para la final de los 400 estilos. Y uno nota que sube la adrenalina cuando el nombre y la imagen de Mireia aparecen en los videomarcadores. te das cuenta entonces de que los espectadores conocen a Mireia, pronuncian  su nombre, saben que está entre las favoritas para subir al podio.

Los 400 estilos no son cualquier prueba. Es la que define a los nadadores más completos. Complicada en preparación y ejecución, cualquier detalle puede echar abajo la estrategia de carrera.

IMG_0168

IMG_0169

IMG_0170

Las gradas empiezan a rugir cuando aparecen los nombres y las imágenes de las nadadoras, que completan su ritual, toman contacto con el agua... Concentración máxima.

IMG_0173

Y ya todos pendientes de cualquier gesto, de cualquier detalle. Y después, ei silencio. A través de megafonía se pide al público que baje el volumen de los móviles y que guarde silencio. Va a iniciarse la gran final.

IMG_0175

Y se lanzan. Y empieza el griterío. Que va modulándose. Menos, cuando atraviesan la piscina. Más, cuando tocan y se confirman las posiciones al paso por los 50, 100, 150, 200, 250, 300, 350.

Sufrí con Mireia. Todos los españoles sufrimos. No estuvo en puestos de podio durante 350 metros. Siete largos.

IMG_0176

En el tramo de mariposa, le española ahorró energías, quizá para mejorar en los tramos siguientes, los menos fuertes para ella. 

IMG_0177

Nadó la espalda a buen ritmo, aunque perdió posiciones. Estaba quinta al paso del 200. Aún quedaba mucho, no se podía perder la esperanza. Oro, desde luego que no. Plata, muy difícil. Dos segundos son un mundo en natación.

IMG_0178

Mejoró posiciones en el tramo de braza. Sus principales rivales estaban ya muy lejos. Solo tenía la opción del bronce. Hannah Miley había hecho un buen tramo de braza y era virtual bronce.

Aumenta aún más el ritmo cardiaco. Nervios a tope.

En Londres también lo viví. Da igual que seas un simple espectador con un gran especialista en natación. Que estés en una localidad "barata" o en la zona de autoridades o en la tribuna de prensa. En una final, todo el mundo grita y anima a su deportista. Yo también grité.

Mireia sale del último viraje en cuarta posición, fuera del podio. El público vocifera porque Katinka Hosszu se encamina hacia el récord del mundo, Maya Dirado tiene la plata a su alcance, y solo queda por ver quién quedaba tercera. Los cincuenta últimos metros fueron agónicos. Mireia no llega. No llegaPero le echa coraje. Lo da todo, hasta imponerse a Hannah Miles en el último metro. Quizá consciente de que no se le podía escapar la oportunidad.

IMG_0180

La húngara Katinka Hosszu pulverizó el récord del mundo con una marca estratosférica. Segunda, Maya Dirado. Tercera, Mireia. 4:32.39 Quince centésimas por delante de Hannah Miley.

Screenshot_2016-08-06-23-53-32

Screenshot_2016-08-07-00-06-06

(Foto: COE)

La primera medalla del deporte español en Rio'2016. Y como siempre, los periodistas, a corer hacia la zona mixta para recoger las primeras impresiones de las medallistas.

CpOWbv5WIAAxjxw

Me encantó ver el rostro de satisfacción contenida de Fred Vergnoux, entrenador de Mireia, mientras la medallista ofrecía sus primeras impresiones. Satisfacción aparente, porque aún quedaba mucho por delante. Rueda de prensa, imposición de medallas, traslado a la Villa... Y Mireia nada de nuevo este domingo.

Un rato después, el momento por todos deseado, que solo los trasnochadores pudieron ver en directo a través de RTVE. Mireia Belmonte, en el podio de Rio.

_20160806_235127