¡Cuidado con las españolas!

Tras proclamarse campeonas del mundo de 49erFX, las regatistas Tamara Echegoyen y Berta Betanzos irrumpen con fuerza en los pronósticos de consecución de medallas. Aviso a navegantes, nunca mejor dicho.

Después de tres años navegando juntas, el mundial de 49erFX -nueva clase olímpica- ha sido su primer gran título internacional. Su victoria en aguas de Miami es un merecido premio al duro trabajo que han realizado, y les da una enorme confianza de cara a agosto. 

Les ha costado mucho adaptarse al barco. EMpezaron a neDespués de dos años, los resultados habían sido irregulares. En junio de 2014 se impusieron en la Semana de Kiel, pero en los campeonatos de Europa y del Mundo no habían despuntado. Ese mismo año, en Santander, se clasificaron para Rio. El desastroso europeo de Oporto del año pasado fue su punto de 'no retorno'.

Tamara-Echegoyen-y-Berta-Betanzos

Como Echegoyen -campeona olímpica de Match Race en Londres'12, junto a Ángela Pumariega y Sofía Toro- y Betanzos -campeona del mundo de 470- son regatistas corpulentas, su barco corre mucho con condiciones de viento fuerte, pero con viento suave son más lentas que sus rivales. Trabajaron para tratar de reducir peso sin perder competitividad. En el Mundial de Argentina en noviembre fueron sextas. En Miami llegó el premio a su esfuerzo.

echegoyen-betanzos-grande

(Foto: RFEV)

Las españolas no quieren ir de favoritas al oro en Rio. El 49erFX es una clase abierta en la que puede ocurrir cualquier cosa, y hay varias tripulaciones a un nivel similar.  Las danesas Jena Hansen and Katja Iversen, las alemanas Victoria JurczokAnika Lorenz, las italianas Giulia ContiFrancesca Clapcich, campeonas del mundo en 2015, las holandesas Annemieke Bekkering y Annette Duetz... Probablemente, en sus respectivos idiomas, todas ellas ya habrán dicho: "Cuidado con las españolas". 

Echegoyen-y-Betanzos

(Foto: RFEV)

Aunque reconocen su preocupación por las noticias relativas al virus Zika, no van a dejar de competir en la bahía de Guanabara. Más preocupadas están por la calidad del agua. Y no se trata solo de la basura o los residuos, sino, principalmente, de la contaminación bacteriana. Echegoyen y Betanzos saben que han de tomar precauciones -no ir descalzos, ducharse inmediatamente después de salir del mar o cuidar la higiene del neopreno- para llegar en perfectas condiciones a los Juegos.

Ahora descansan y se recuperan en España. Muy pronto, de vuelta a los entrenamientos. En abril viajarán a Rio de Janeiro. Objetivo: navegar aún más rápido cuando comience la competición olímpica. Rendir al 100%. La experiencia de Tamara Echegoyen será clave.