La felicidad de Irene Junquera

La periodista televisiva Irene Junquera vibró con la medalla de oro lograda en piragüismo por su novio, Cristian Toro, junto a Saúl Craviotto. TribunaOlímpica vivió con ella este día inolvidable para la pareja.

En las gradas del Lagoa Stadium, Irene era una más. Ni camisetas de España, ni bandera ni cara pintada con los colores rojigualdas... Una camiseta de tirantes, una trenza y una gorra. Si no la has visto por televisión, no caes en la cuenta. Irene era una espectadora más. Pero no una cualquiera. Su novio se jugaba inscribir su nombre en la lista de campeones olímpicos.

ij

(Foto: Twitter de Irene Junquera)

A primera hora conversaba con los padres de Sete Benavides. Estaba bastante nerviosa. Quizá nadie mejor que ella -y Elisa, la madre de Cristian- sabe lo que significaba para Cristian hacer un buen papel en Rio. Irene y Elisa.

IMG_0636 2

(Foto: Fernando Olmeda)

Toda la mañana juntas. Explicando a los periodistas la historia de Cristian. No la más conocida, como participante en el programa "Mujeres, hombres y viceversa". La historia de su vida sacrificada como piragüista. Como aspirante a deportista de élite. La decisión de participar en el K-2 200 con Saúl tras la experiencia fallida en otra modalidad de piragüismo. Pluriempleada en el grupo Antena 3 (El chiringuito de Josep Pedrerol Zapeando, presentado por Frank Blanco), muy seguida en las redes sociales, hoy ejercía de novia. No era la protagonista.

chir

(Imagen: Twitter de "El Chiringuito")

Desde la grada, Irene y Elisa se desgañitaron, animando al dúo español. "¡Vamos, vamos, empuja!". Y cuando Cristian y Saúl cruzaron la línea de meta en primer lugar, llegó la explosión. Una inmensa alegría, y el abrazo con Elisa. Felicidad desbordada, compartida también con la gente del piragüismo. Después de la entrega de medallas, saludó a su novio, se hicieron alguna foto en medio del revuelo formado en torno a los campeones, y tocó la medalla de oro que colgaba del cuello de Cristian.

Elisa se quedó con el trofeo. Apenas le salían las palabras "Me he quedado en blanco. Qué voy a decir, que me alegro mucho por mi hijo".

IMG_0635

(Foto: Fernando Olmeda)

Horas más tarde, Irene expresaba en las redes sociales su sentimientos tras la consecución de la medalla. 

ija

Lo tenía pensado. Si Cristian era campeón olímpica, se haría un tatuaje. "Los aros olímpicos me parecen demasiado sagrados, los respeto mucho. No sé, quizá me tatúe el símbolo olímpico pero con cuadrados. Ya veremos".