miércoles 26.02.2020

La maratón olímpica, desde dentro

Alessandra Aguilar competirá el 14 de agosto en la maratón olímpica. La atleta lucense afincada en Torrelodones -que en Londres'12 finalizó 26ª de la general, 11ª europea y 1ª española- explica para TribunaOlímpica algunos secretos de la prueba con más historia del atletismo olímpico. 

ClPhzKeWgAQmpa8 2

(Foto: Twitter de Alessandra Aguilar)

Para mí, la maratón es una prueba mágica. Cuando debuté en 2008, encontré "la horma de mi zapato". Está claro que es una prueba exigente, pero me encanta. La sensación de estar sola, sobre el asfalto, únicamente con tu cuerpo, viendo los kilómetros pasar, es algo único, y la verdad es que disfruto mucho preparándola.

He hecho pista, cross... pero lo que más me gusta, a pesar de la dureza que conlleva, es la preparación de la maratón. Me siento cómoda con los rodajes largos, los ritmos, y de hecho no hace falta que mi entrenador me indique que ruede largo porque ya lo hago yo. 

Os recuerdo que el récord mundial femenino no lo tiene una atleta africana, sino una británica, Paula Radcliffe, con 2h15:25.

aguilar

En la maratón no hay reglas excesivamente complejas, pero conviene saber algunas cosas, tanto para practicarlo como para verlo en directo o por televisión:

- Atención a la línea (normalmente de color azul) pintada en el asfalto. Es preferible seguirla, porque marca exactamente los 42,195 kilómetros de la prueba.

- En las carreras de asfalto (no solo maratón, también ruta), no se puede subir por las aceras ni atajar por las rotondas. Hay que ir siempre por el asfalto, aunque no esté vallado el circuito. En carrera mucha gente toma la curva y sube a la acera, y no está permitido.

- Cada 5 kilómetros hay puestos para avituallamiento personal, y cada 2'5 kilómetros hay puestos para coger botellas de agua o esponjas para refrescarte. En este avituallamientos personal dejamos botes con una pegatina identificativa, en la que figuran número de dorsal, apellido y país. El bote no lo puede recoger un atleta que vaya contigo. Eres tú la única persona que puede cogerlo. Es cierto que alguien de la organización te lo puede dar en mano, pero tienes que cogerlo tú. Suele haber mesas con banderas donde normalmente hay uno o dos entrenadores que te ayudan a coger los botes. Si coges uno que no es tuyo, es motivo automático de descalificación.

- Si se cae el bote, no puede salir nadie a por él, tienes que ser tú la que decides si paras y lo recuperas, o esperas al siguiente puesto.

- Cualquier corredor que reciba asistencia externa es automáticamente descalificado. Hay una excepción, que es la posibilidad de un examen médico por personal médico autorizado. Si el médico oficial determina que un atleta no está en condiciones de continuar, dicho atleta debe retirarse. 

La maratón olímpica de Londres fue una pasada. Se puso a llover un poco antes de iniciarse la prueba. Llovía muchísimo, pensamos que no habría nadie en el circuito con la que estaba cayendo, y fue increíble cómo estaba el público de entregado. Eran cuatro vueltas de unos diez kilómetros cada una, y no había un solo centímetro de circuito en el que no hubiera gente gritando, animando. Había zonas en las que tenías que controlar los nervios y la emoción porque realmente se te ponía la piel de gallina. Las sensaciones fueron buenas, disfruté muchísimo, porque pude ir en el grupo de cabeza hasta un poquito pasado el ecuador de la prueba, había puntos emblemáticos de la ciudad donde el trazado no era llano, los últimos kilómetros fueron duros, pero fue increíble. Nunca olvidaré el calor del público, entregado a pesar de que cayó un diluvio. Fui la primera española en meta, undécima europea y vigesimosexta en la clasificación final.

Alessandra_Aguilar_-_2012_Olympic_Womens_Marathon

(Foto: Foroatletismo.com)

Estar en unos Juegos Olímpicos es algo indescriptible. Es lo máximo a lo que aspiramos todos los deportistas. Los de Río serán mis terceros Juegos, es algo maravilloso. Poder vivirlos desde el principio, estar en esa ceremonia de inauguración, ver cómo se enciende el pebetero, son un montón de sentimientos y emociones que son una recompensa a todos los años de trabajo y esfuerzo que llevas, y te das cuenta de que todo merece la pena por vivir esos momentos. Es algo increíble. El año pasado en la maratón de Londres hice 2h29:45 y logré la mínima olímpica. Mi mejor registro  es 2h27:00, tercera mejor marca española de la historia.

Las cosas van bien, las sensaciones son buenas, ya son ocho años de maratón, tengo más experiencia, estoy más tranquila y con ganas de subir al avión y disfrutar de la experiencia olímpica y de una maratón olímpica, que siempre es muy especial.

0mFSdRts TWT

(Foto: Twitter de Alessandra Aguilar)

La maratón olímpica, desde dentro