Mira el lamentable estado de Maracaná

El emblemático estadio Maracaná, escenario de las ceremonias de apertura y clausura de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Rio 2016, ha sido saqueado por vándalos, una consecuencia directa de su lamentable situación de abandono y falta de mantenimiento. Según informó la Federación de Fútbol de Río de Janeiro, fueron robados dos bustos, uno de ellos del periodista Mario Filho, que da nombre al estadio, dos televisores, extintores de incendio y mangueras. "Si no hay una inmediata intervención del gobierno para impedir los saqueos y la destrucción del patrimonio del Maracaná no sabemos como avanzar con los clubes para planificar el año y las competiciones que vienen", dijo el presidente de la FERJ, Rubens Lopes.

Las imágenes de esplendor y colorido de los Juegos se alejan y difuminan en la memoria colectiva. Solo cinco meses después, Maracaná pasa por un momento de insólito abandono.

mar 1

(Fuente: DiarioUno)

El histórico recinto, que era propiedad del estado de Río de Janeiro, fue remodelado antes del Mundial 2014, con un coste de 400 millones de dólares, y luego entregado a una concesión privada encabezada por la constructora Odebrecht, eje de la operación anti-corrupción Lava Jato. Fue cedido al Comité Organizado de los Juegos Olímpicos por el consorcio que lo administra, pero ahora la empresa Concesionaria Maracaná Sociedad Anónima se niega a recepcionar la gestión del recinto porque se encuentra en peores condiciones que cuando fue entregada. El gobierno del estado de Río de Janeiro se negó a encabezar una operación de salvamento para recuperar el estadio debido a que se encuentra en estado de desastre financiero.

mar 2

(Fuente: DiarioUno)

El césped del estadio -que usan los equipos de Río de Janeiro- está sin mantenimiento desde hace dos meses. 7.000 sillas permanecen retiradas desde la celebración de los Juegos. Hay cables sueltos, agujeros en el techo, exteriores abandonados...Los gatos abandonados han empezado a adueñarse del recinto.

El campeonato carioca inicia su primera fase y todavía no está claro si se podrá jugar en Maracaná, escenario, en mayo, de las semifinales y final del certamen del torneo. Los clubes Flamengo y Fluminense tienen contrato para el uso del estadio. "La situación es lamentable. Queremos una nueva licitación y que asuma un grupo en el cual Flamengo forme parte, porque es la única solución posible para tornar al estadio económicamente viable", dijo el presidente del club más popular de Brasil, Eduardo Bandeira de Mello. El titular de Fluminense, Gerson Abad, dijo que es "lamentable el estado tan malo del Maracaná", al recordar que el club tricolor tiene un contrato de 32 años con la empresa concesionaria para actuar allí, informa DiarioUno.