La (des)igualdad de género en el deporte olímpico

La mitad de los atletas que participarán en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 serán mujeres, según la estimación realizada por el presidente del COI. A pesar de su indiscutible protagonismo, la participación femenina y las diferencias existentes en ciertos deportes siguen mostrando la desigualdad de género en el deporte olímpico.

El porcentaje de mujeres participantes en los Juegos de Río'16 fue del 45%. Algunas delegaciones presentaron más mujeres que hombres, como fue el caso de Canadá (331 deportistas, 187 mujeres y 126 hombres).

De las 306 pruebas de medalla, 161 fueron masculinas, 136 femeninas y nueve mixtas. La igualdad de género olímpica actual no es suficiente, señaló Thomas Bach en Estrasburgo, ante la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa.

tokio 2020

Por eso, la mitad de los atletas que participarán en Tokio'20 serán mujeres, según la estimación realizada por Bach. A pesar de su indiscutible protagonismo -tanto deportivo como mediático, véase Simone Biles o Katie Ledecky-, la participación femenina y las diferencias existentes en ciertos deportes siguen mostrando la desigualdad de género en el deporte olímpico.

El COI impone como requisito a los nuevos deportes que aspiren a entrar en el programa olímpico que ofrezcan igualdad de pruebas para hombres y mujeres, pero entre las disciplinas clásicas hay varias que desequilibran la balanza.

La lucha es el deporte olímpico menos paritario, con trece pruebas masculinas y cuatro femeninas, todas estas en la modalidad libre. La lucha grecorromana solo incluye competiciones para hombres.

El boxeo, pese a haber incorporado en Londres'12 categorías femeninas, solo ofrece tres pesos para mujeres, frente a los diez que especifica para los hombres. En el mismo nivel de desigualdad figura el piragüismo. En aguas tranquilas hay ocho regatas masculinas y tres femeninas; en aguas bravas, tres y una. En total, 11-4 para los hombres.

El único deporte que ofrece más medallas a las mujeres que a los hombres es la natación: mismo número de pruebas en natación pura, aguas abiertas, waterpolo y saltos, pero las dos medallas de sincronizada, dúo y equipos, están reservadas a las mujeres.

mb2

 

DE BARCELONA'92 A RIO'16

En Barcelona'92 el porcentaje femenino fue solo del 28,8%. 

Atlanta'96 marcó un hito, al registrase por primera vez más de un tercio de participación femenina (34%). Desde Sydney'00 el crecimiento porcentual se ha limitado al 2% en cada edición.

Londres'12 fueron los primeros Juegos en los que todos los equipos participantes (204) incluyeron mujeres en sus delegaciones. Arabia Saudí, Catar y Brunei pusieron fin al veto que habían impuesto hasta entonces a sus atletas.

Kosovo y Sudán del Sur, reconocidos por el COI en 2012, incluyeron mujeres en sus equipos. Majlinda Kelmendi logró la primera medalla de la historia de Kosovo. Oro en yudo, categoría de 52 kilogramos.

Hubo también mujeres en el equipo de refugiados -auspiciado por el COI- que compitió bajo bandera olímpica.

 

ATLETAS EN LOS MEDIOS

La imagen que se transmite de las deportistas olímpicas en los medios sigue siendo estereotipada. En las retransmisiones en directo se suele llamar a las deportistas por su nombre (Carolina, Mireia), y a los deportistas por el apellido (Messi, Bolt). Decir "chicas" para referirse a ellas y "hombres" para referirse a ellos, dar prioridad el triunfo de un hombre frente al de una mujer (por ejemplo, en las portadas de prensa) o emplear fotos de mujeres en poses sugerentes (el voley-playa olímpico es uno de los ejemplos más claros), mantienen el enfoque y el lenguaje sexistas. 

IMG_0322-ed

Por el contrario, se habla más de deporte femenino cuando coincide con los Juegos Olímpicos, como ha sido el caso de España desde Londres'12.

 

COI Y NACIONES UNIDAS

El COI colabora con las acciones que desarrolla ONUMujeres, entre ellas la campaña "Una victoria lleva a otra" sobre el liderazgo de niñas y jóvenes a través del deporte. Para Phumzile Mlambo-Ngcuka, Directora Ejecutiva de ONUMujeres, “nunca se debe subestimar el poder del deporte. Puede cambiar vidas aumentando la confianza de las niñas y las mujeres jóvenes en su propia capacidad, y alentándolas a tomar la iniciativa y a apuntar a lo más alto. Una niña que ha llegado a conocer su propia fortaleza y resiliencia en el campo de juego está preparada para usar esa habilidad haciendo frente a los obstáculos que encuentre fuera del estadio”

En opinión de Nawal Moutawakel, campeona olímpica y miembro del COI, “el COI tiene gran entusiasmo por seguir trabajando conjuntamente con ONU Mujeres para promover la igualdad de género, en particular a través de este proyecto, ‘One Win Leads to Another’, que se ocupa de la próxima generación de mujeres. Como mujer y atleta, sé algo acerca del poder del deporte. Lo he visto en mi propia vida. El deporte llegó a mi vida y la cambió por completo. Me dio la fuerza y la confianza en mí misma para superar muchas barreras que encontré en mi camino”.